Un rayo alcanza a Jesucristo

Hace unos dí­as un rayo alcanzó la estatua de Jesucristo más grande del mundo. 130 pies y 700 toneladas y recién convertida en una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo, resistió impasible el impacto de 30.000º C y potencia de 100 a 150 millones de voltios

La indiferencia titánica del mesí­as ante la furia natural ha despertado las más diversas reacciones, una de ellas, por demás curiosa pero que vale la pena citar:

Se trata de una señal clara — alegan algunos fervientes creyentes — al momento mismo en que el rayo tocó la estatua, Cristo llegó nuevamente a la Tierra. Después de todo, Brasil es el paí­s con más católicos en el orbe y la misma Biblia dice:

…y verán al Hijo del Hombre
venir sobre las nubes del cielo,
con poder y majestad grande
Mateo 24:30

…Y he aquí­ que viene con las nubes
y todo ojo le verá.
Apocalipsis 1:7

Claro que… también podrí­a ser simplemente que un rayo busca el camino más corto posible a tierra para descargar su energí­a y el Cristo en lo alto de la montaña… coincidentemente es el camino más corto entre la nube y la tierra.

La decisión es suya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *