Transplante de cara, una realidad

Transplante de caraLo que hasta hace unos años era sólo una película de ficción con John Travolta y Nicolas cage, donde intercambiaban caras, hoy comienza a ser una realidad. En España ha culminado el primer trasplante de cara satisfactoriamente y se dice que pronto, México podría ser la primera nación latinoamericana en lograrlo.

Por supuesto que para que estas cirugías tengan eexito, se requieren de donadores, quienes ahora no sólo podrán legar sus órganos internos, sino incluso su piel, para poder prolongar la vida o hacerla más digna, a aquellos con necesidades fisiológicas.

Tras quince horas y media en el quirófano, la operación del primer trasplante de cara realizado en España ha concluido esa madrugada, según ha confirmado esta mañana el doctor Pedro Cavadas, que ayer inició la intervención en el hospital La Fe de Valencia. Más de 30 personas han participado en esta operación pionera en España y la octava que se efectúa en el mundo. El receptor es un hombre de 43 años que ha recibido los tejidos faciales de otro hombre de 35 años, fallecido en un accidente de tráfico. El paciente es una de las tres personas que estaban a la espera de este tipo de trasplante. Tras el implante de rostro, cuyo proceso de extracción se desarrolló entre las 19 y las 22 horas de ayer, el paciente sigue ingresado, según informa el centro sanitario valenciano.

Este centro sanitario, junto con los hospitales Virgen del Rocío de Sevilla y el Vall d’Hebrón de Barcelona son los únicos que tenían autorización para realizar una intervención de esta naturaleza.

El especialista en cirugía reconstructiva ha asegurado que todo está “recién hecho” y que habrá que esperar a las próximas horas para conocer más detalles, tras la operación que comenzó ayer y ha finalizado a las 5.30 de hoy.

Una intervención compleja

El proceso de trasplante de cara tiene dos partes, a cual más complicada. La primera, extirpar los tejidos que se quieren trasplantar, con sus vasos sanguíneos y sus terminaciones nerviosas. La segunda, adaptarlos al receptor. Antes de todo ello, hay un paso previo con una gran complicación emocional: conseguir que la familia o el representante del candidato a donante dé el permiso para la intervención. Aunque España es uno de los países con una menor tasa de negativas familiares para permitir que se extraigan órganos de un cadáver para implantarlos en otra persona, la tasa de respuestas negativas está en el 17%. Y se supone que en el caso de una cara, la decisión es aún más complicada.

El donante es un hombre joven, de 35 años, (su piel es más flexible, y sirve mejor para adaptarla a la estructura ósea del candidato a receptor) que murió en un accidente de tráfico y que no sufrió sin lesiones en la cara. En cualquier caso, el nuevo rostro se parecerá más al del receptor que al del donante. Ello se debe a que la parte trasplantada es una serie de tejidos blandos que toman en verdad su forma a partir de la estructura ósea donde se implanten.

Hasta el momento, este tipo de intervención ha sido realizada en Francia, China y los Estados Unidos, y la concluida esta mañana es la primera de estas características que se hace en España tras la autorización de la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS).

via

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *