Siete causas de infelicidad en el matrimonio

matrimonio.jpg

Palabras Clave: Matrimonio, Mujeres, Infidelidad, Divorcio

Existen más de siete, pero, consideremos las siguientes:

1 – Percepción errónea del matrimonio.
Las novelas y pelí­culas que tratan temas sentimentales, son responsables de lanzar a los jóvenes a un mundo irreal. Al casarse, esas personas esperan inconscientemente de su cónyuge algo que la vida real no les puede regalar y quedan desilusionados.

2 – Desviación de los principios sanos.
El adulterio, el alcoholismo y la pereza son responsables de muchos fracasos.

3 – La incompatibilidad de caracteres.
Cuando existe un genio violento, espí­ritu egoí­sta, un corazón frí­o, celos, rencores, etc., se producen a menudo roces que pueden producir un distanciamiento paulatino, si no se busca la solución que Dios nos ofrece para estos casos.

4 – La falta de diálogo y cosas en común.
Hay poco tiempo del uno para el otro. Se entra en la rutina conyugal y hay poco diálogo. La TV. y actualmente el chat o Internet roba a muchas familias el tiempo que debieran dedicarse uno al otro.

5 – Problemas económicos.
La incomprensión en los planes y deseos mutuos, la falta de confianza en el manejo de la economí­a del hogar y el distanciamiento prolongado por trabajar en lugares lejanos, suelen ser causantes de problemas, como también cuando se contraen deudas difí­ciles de pagar.

6 – Interferencia de terceros.
“El que se casa, casa quiere”. Es mejor que los recién casados vivan independiente.

7 – Cuando el amor se enfrió.
Puede haber insatisfacción emocional o sexual. Cuando una de las partes amenaza con el divorcio por alguna crisis pasajera, pueden producirse heridas profundas y una pared entre ambos. Dios desea ayudar a cada familia a ser feliz. Si en tu hogar hay problemas, si existen tensiones y está amenazada la unidad familiar, no pienses en el divorcio, sino en buscar soluciones, considerando los consejos que expondremos.

Una señora fue a entrevistar a un médico amigo.
– Me quiero divorciar de mi marido -fue la queja de la angustiada mujer.
– ¿Por qué? Preguntó el médico.
– Porque tiene otra.
– Si Ud. se divorcia le hace un favor, pues eso es lo que él quiere.
– ¿Qué puedo hacer?
– Enamórelo primero y luego se divorcia, aconsejó el médico.
– ¿Cómo lo puedo hacer?
– Hágale tres elogios por dí­a. ¿Viste bien? ¿Tiene buena presencia? ¿Es cumplidor? Dí­gaselo
La mujer se propuso hacerlo. Al cabo de algunos meses encontró a su médico amigo, quien inmediatamente le preguntó por su esposo.
– ¡Lo logré! Está profundamente enamorado de mí­.
– Entonces, ahora déjelo.
– No, ahora no, porque yo también estoy enamorada de él.

Ví­a

4 comentarios sobre “Siete causas de infelicidad en el matrimonio”

  1. me parecen muy atinados todos los puntos pero como hago para que mi esposo reaccione, ya que el no le da importancia a nuestra situacion y vaya que estamos pasando por muchos de estos puntos, tengo apenas 9 años de matrimonio. algun consejo por favor

    1. hola quisiera que me ayuden mi marido se la pasa con sus amigos y cuando se trata de salir con ellos no le importa nada, es grosero conmigo y con mi familia cuando le intentan explicar que deberia quedarse a ayudarme en un negocio que tenemos juntos y por el cual necesito mucho de su ayuda no se que hacer ya probe de todo y mientras mas lo intento mas cosas me hace como salirse de la casa sin decirme nada ni a donde va ni con quien ni cuando vuelve por favo necesito ayuda urgente

  2. je,je,je, si claro, que cuando la pobre mujer se queda sin puertas por la cornamenta y despues de estar lamiendole el culo al marido meses, dice que esta enamorada de el, y luego hablais de las peliculas. si un hombre es tan poco hombre como para no ser sincero con la persona que juro querer hasta la muerte, lo minimo que se merece es que esa persona se quiera un poquito …. le pegue unos buenos tirones de pelos a la pendona de la amante y que le ponga las maletas en la calle al marido. pd: que el mar esta lleno de peces y seguro encuentra a alguien que la respete un poco mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *