¿Qué comer durante el embarazo?

La dieta antes y después del embarazo
Por Victor Braverman

Una dieta es el patrón de alimentación que seguimos cada uno de nosotros, lo que cada quien come todos los dí­as. Sin embargo no siempre es adecuada y suficiente, o suele ser excesiva y desequilibrada.

Todos seguimos una dieta propia todos los dí­as, y es importante que esta incluya todos los grupos de alimentos y sea diseñada para nuestra edad, necesidades, nivel de actividad y estado fisiológico como el embarazo o lactancia. Cuando la dieta es inadecuada surgen los problemas de sobrepeso u otros. Por lo que es muy importante que estemos conscientes de lo que debemos comer para llevar una dieta adecuada y personalizada.

Hoy en dí­a la mayorí­a de las mujeres tienen la oportunidad de planear cuando van a embarazarse, tomando en cuenta factores económicos, laborales, estabilidad de pareja, edad y no debe dejarse a un lado estado de salud y peso corporal. Hablando del peso corporal lo ideal es tener un peso adecuado para la estatura. Esto se relaciona con una medida llamada Índice de Masa Corporal (IMC), y se obtiene al dividir el peso en kilos entre la estatura al cuadrado. De acuerdo a estos resultados la recomendación de ganancia de peso es la siguiente:

1.IMC por debajo de 20 la ganancia debe ser entre 11.5 y 16 kilos
2.IMC entre 20 y 25 la ganancia debe ser entre 9 y 11.5 kilos
3.IMC entre 26 y 30 la ganancia debe ser entre 7 y 9 kilos
4.IMC por arriba de 30 la ganancia debe ser de hasta 6 kilos máximo

Así­ que lo mejor es tener un IMC de 20 a 25 al empezar el embarazo. Esto se logra con una dieta adecuada a nuestras necesidades, la cual debemos continuar durante el embarazo aumentando unas 300 calorí­as más por dí­a. Durante la lactancia se deben aumentar 500 calorí­as por dí­a y regresar a la ingesta normal al dar a luz o al terminar de amamantar.

Estos son algunos puntos importantes para evaluar una dieta y saber que tipo de dietas no son recomendables, las que:

• Prometan reducir más de un kilogramo por semana
• Sugieran omitir por completo uno o más grupos de alimentos
• Afirmen que no se pueden mezclar alimentos de diferentes grupos en el mismo tiempo de comida y restrinjan el horario de consumo de nutrimentos especí­ficos
• Requieran de suplementación de vitaminas
• Indiquen que se puede comer todo lo que uno deseé en cantidades ilimitadas sin realizar ejercicio siempre y cuando se consuma algún producto dietético junto con la dieta
• Afirmen que existen alimentos quemadores de grasa
• Promuevan perí­odos de ayuno
• Ofrezcan la modificación del metabolismo para siempre

De ser así­ el daño puede ser grave y muchas veces irreversible, lo que puede alterar el metabolismo de forma permanente.

Acerca de los productos light

Hace más de tres décadas fueron lanzados al mercado una gama de productos modificados en su contenido de ciertos ingredientes con el objetivo de que las personas con algunos padecimientos o restricciones dietéticas los pudieran consumir. De tal forma los hipertensos con restricción de sodio en su dieta, los diabéticos con restricción en azúcares simples o las personas dislipidémicas con restricción en grasas saturadas contarán con opciones de los mismos productos. Poco a poco estos productos se popularizaron y el público en general los empezó a consumir con la creencia de que serí­a una buena forma de cuidar su salud y comer más sanamente. En la actualidad es muy común encontrar una enorme gama de productos normales y su versión light. A diferencia de que antes se buscaban los productos por lo que contení­an, curiosamente en la actualidad nuestros productos preferidos son aquellos que no contienen o son reducidos en grasa, sal o azúcar.

Hoy en dí­a existen cada vez más alimentos con sus versiones light que pueden ser incluidos en la dieta para ahorrarnos algunas calorí­as. Es importante tomar en cuenta que un alimento de este tipo puede ser incluido en la dieta para sustituir al original en la misma cantidad, es decir, para que realmente funcionen es necesario seguir consumiendo la misma cantidad del alimento aunque sea reducido en grasas o azúcares.

Los productos light son una alternativa para no renunciar a los alimentos que nos gustan cuando estamos tratando de perder peso o simplemente porque nos interesa nuestra salud. Si una mujer acostumbra utilizar productos light, no debe renunciar a ellos durante el embarazo, ya que no existe ninguna evidencia de que éstos puedan dañar su salud o la del bebé. En el caso de una mujer que no los consume, el embarazo no es el mejor momento para hacerlo, pero siempre es recomendable tratar de limitar la ingesta de grasas y azúcares.

Es importante revisar cuidadosamente las etiquetas de los productos para verificar que efectivamente el producto es reducido en grasa, azúcar o calorí­as, muchas veces estos productos siguen conteniendo cantidades importantes de nutrimentos que no deseamos consumir pero sólo por ser un poco más bajos que la versión normal la mercadotecnia los ofrece como ligeros y saludables.

Ví­a

Un comentario sobre “¿Qué comer durante el embarazo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *