Lo que piensa el hijo del padre

A los siete años: Papá es un sabio, todo lo sabe.
A los catorce: Me parece que papá se equivoca en algunas de las cosas que dice.
A los veinte: Papá está un poco atrasado en sus teorí­as; no es de esta época.
A los veinticinco: El”viejo” no sabe nada…está chocheando decididamente.
A los treinta y cinco: Con mi experiencia, mi padre a esta edad hubiera sido millonario.
A los cuarenta y cinco: No sé si ir a consultar con el viejo este asunto. Tal vez pudiera aconsejarme.
A los cincuenta y cinco: ¡Qué lastima que se haya muerto el viejo! La verdad es que tení­a unas ideas y una clarividencia notables.
A los sesenta: ¡Pobre papá! ¿era un sabio!¡Qué lástima que yo lo haya comprendido demasiado tarde!
¡Joven! Mañana serás padre, recuérdalo siempre!

El peso después de los 40

Cuando llegamos a determinada edad, aumentamos de peso y esos kilos son más difí­ciles de bajar.

Definitivamente es una situación frustrante la de subir de peso y aparentemente no encontrar manera de solucionarlo. Pero antes de desesperarse, en necesario preguntarse qué ha hecho usted en los últimos tiempos para controlar su peso y para evitar sumar kilos en su cuerpo: – ¿Ha bajado mi nivel de actividad fí­sica? – ¿Mi trabajo es sedentario?, ¿he dejado de ir a él caminando o dejado de subir escaleras? – ¿Hago ejercicio o dieta? – ¿He cambiado mis hábitos alimenticios?

Continúa leyendo El peso después de los 40