Los hombres también se embarazan

Los nuevos padres

Hoy en dí­a los hombres también se embarazan. Si bien son las mujeres las que se enfrentan a los cambios fí­sicos, no se puede negar que los hombres también viven ese proceso de manera intensa. Conocen todos los sí­ntomas, leen libros sobre maternidad y hasta se entrenan en técnicas de respiración para acompañar a sus esposas en cada pujo al momento del parto.

Atrás quedaron los padres frí­os y poco comprometidos. De otro siglo son los hombres autoritarios y distantes. Los papás de hoy eligen estar presentes en cada momento del embarazo y comparten responsabilidades en la crianza de los hijos. Han aprendido a disfrutar de su hogar y su familia.

El obstetra Guillermo Herrmann asegura que, durante el embarazo de sus pacientes, la presencia del hombre es la regla.”Los maridos vienen siempre a las consultas. Tienen toda la información y muchas veces son ellos los que preguntan. No cabe duda de que, hoy por hoy, el embarazo es una experiencia compartida”, sostiene el especialista.

En las salas de parto, por otra parte, la presencia del padre también ya es de rutina. Herrmann recuerda que, apenas 15 años atrás, muchas clí­nicas exigí­an una autorización expresa del médico para permitir que el marido fuera testigo del nacimiento de su hijo, según publica un informe del site Materna.com.

Hoy la participación del padre no sólo está permitida, sino que además se incentiva y resulta necesaria para acompañar a la madre en esa experiencia intensa.”Creo que son pocos los padres que aceptarí­an quedar afuera de un momento tan memorable. Son ellos mismos los que quieren estar”, confiesa el obstetra.

Pero el rol de padre no concluye con la llegada del pequeño. La participación suele volverse más activa e intensa a medida que crecen los hijos. Ya no lo ven como una responsabilidad, sino como una actividad que les provoca placer.

“Cuando tengo una semana de locos y estoy poco en casa, me muero de ganas de verla”, confiesa Lucas, papá de Juana, una beba de 1 año y medio.”La extraño muchí­simo y me doy cuenta de lo necesario que es compartir tiempo con ella. No sólo por su bienestar, sino también por el mí­o. Todos los dí­as aprende algo nuevo y yo estoy ahí­ para verlo. Es espectacular” dice en Materna.

El cambio en el rol paterno genera una nueva dinámica.”Hoy, los hijos nacidos en estas familias poseen modelos renovados respecto de las funciones maternas y paternas. Cuentan con una pareja de padres, con responsabilidades compartidas en la búsqueda del bienestar integral de toda la familia, a partir de una complementariedad y flexibilidad en las tareas que los enriquece como personas”, describe la psicóloga Teresa Mathé.

Esta alteración en el rol paterno también afecta a los chicos. Se ha comprobado que su desarrollo es diferente si cuentan con la presencia de ambos progenitores. Los psicólogos aseguran que los chicos con padres ausentes se muestran más angustiados, temerosos y con menos fuerza para enfrentar conflictos.

La médica y psicóloga Alicia Zanotti de Savanti, especialista en terapia de familia explica que”ante todo, la presencia del padre es fundamental porque permite que el niño crezca sintiéndose hijo de un ví­nculo que lo concibió, lo sostiene y lo guí­a. Además, es importante tener en cuenta que esa presencia tiene que ser emocional, participativa y dialogante.”

Además de fortalecer la familia, el nuevo rol de padre ayuda a mejorar las relaciones de la pareja y a hacer más sencilla la convivencia. Teresa Mathé coincide con que”para la madre, contar con la presencia de su marido como fuente de contención resulta el mejor antí­doto frente a ciertas inseguridades, temores e incertidumbres. El logro de una complicidad operativa ante las situaciones inéditas que puedan presentarse no sólo resulta beneficioso para el hijo, sino para el fortalecimiento del matrimonio.”

Son cada vez más los padres que eligen quedarse en sus casas. Una investigación de la U.S Census Bureau (Oficina de censos del gobierno de Estados Unidos) reveló recientemente que el número de padres que optan por permanecer en sus hogares y dedicarse a la crianza de los chicos alcanzó los 5 millones y medio.

En Internet, cada vez son más los sitios dedicados a los”stay-at-home dads” (padres que se quedan en casa) en los que se ofrecen consejos de crianza, foros de discusión y opiniones de expertos especializados. Este nuevo perfil de padre aparece como uno de los grupos poblacionales de mayor crecimiento.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *