Los hijos de mi pareja estropean nuestro matrimonio

Gabriel Giubellino.
ggiubellino@clarin.com

La convivencia con hijos es difí­cil y con hijos de otros, ni hablar. Esto es bastante obvio. Pero un estudio realizado en la Universidad de Haifa, Israel, llega a asegurar que el principal dato que permite anticipar la ruptura de un segundo matrimonio es la convivencia con chicos de uno de ellos.

El estudio buscó entender la complejidad y los temas de conflicto en estas “segundas familias”, como las llama (término lo cal: familias ensambladas). Otro motivo de estudio es el grado de satisfacción en parejas en las que una de las partes ya estuvo casada. Encuestaron a 73 personas en segundas nupcias y completaron el análisis con entrevistas a otras cinco personas en ese estado de “reincidencia”.

¿Por qué se divorcia una de cada 2.5 parejas que lo intenta por segunda vez, mientras que en los primeros matrimonios la relación es de un divorcio cada tres parejas?, se preguntó la psicóloga israelí­ Ronit Shitrit. “La creencia es que después del primer matrimonio, la lección tendrí­a que haber sido aprendida, y que el segundo matrimonio serí­a más estable que el primero”, dice Shitrit, entrevistada por Clarí­n en Haifa (Ver: “Los chicos…”)

Pero no es así­, en tantos casos. “En general, la gente no aprende de la experiencia. Choca dos veces con la misma piedra.Veo repeticiones, historias parecidas con desenlaces parecidos”, acuerda el abogado de familia Osvaldo Ortemberg (www.abogadodefamilia.com.ar).

Algunos de los temas que aparecen en la investigación es el rol de los padres biológicos y de los otros. Por ejemplo, los lí­mites. “Es un conflicto permanente. ‘Si yo no me meto con el tuyo, vos no te metas con los mí­os’. Ese tipo de cosas —dice Ortemberg—. Y están los celos, ese sentimiento humano tan natural, que a veces se potencia con la existencia del hijo de uno de los cónyuges. Para mí­, la situación ideal es cama afuera. Aunque estén casados. Porque hay que resignar vanidad, amor propio, poner una mejilla y la otra… Sin convivencia, es más sencillo”.

Sara E., de 33, cuenta su historia. Hija única de madre y padre, pero con una cantidad de ¿hermanos? que no llega a contar con los dedos de sus manos. “Con las hijas del marido de mi mamá habí­a una competencia por querer ‘ganarlo’ a él. Cuando nació nuestro hermano común, estaba eso de ‘lleva mi apellido’, a lo que yo contestaba: ‘Sí­, pero lo tuvo mi mamá’. La verdad que estas familias son un gran lí­o”.

Para Sara el acceso a la casa de su padre fue un conflicto. “Tení­a mi cuarto en su casa, pero no tení­a la llave. La llave se transformó en el sí­mbolo de pertenecer. Tocar timbre es como que no es tu casa”. ¿En qué terminó su familia? ¿Ensamblada? “Ni a palos —niega—. Con los hijos de la mujer de mi viejo, nada. Ni buena ni mala onda, no hay afinidad, salvo con la más chica, a la que llamo ‘hermana’.

Con los otros serí­a un ví­nculo de… ¿primos lejanos?”. Con esa experiencia, Sara dice que “todo depende de cómo lo puedan resolver los adultos”. En ese sentido, chapeau al marido de su madre: “Bancó económicamente, y nunca una diferencia con sus hijos. Salomónico. Pero cuando alguno carga alguna culpa con respecto a su hijo, y entonces deja de darle a los otros en función de eso, es feo, muy feo”.

Motivos de conflictos hay a patadas. “Los conflictos aparecen, por ejemplo, porque el padre del primer matrimonio no pasa los alimentos y el hombre entonces se tiene que hacer cargo de los hijos de su mujer; o cuando la mujer siente que que el marido esté manteniendo a su ex—esposa. Hay muchas dificultades. Son familias diferentes, pero no por eso deficientes”, apunta Viviana Koffman, abogada del Club de Divorciadas (http://clubdedivorciadas.com).

La psicóloga Ana Martí­nez, terapeuta familiar y coordinadora del equipo Familias Ensambladas de la Fundación Familias y Parejas (www.fundacioncefyp.com.ar), trabaja de escuchar y resolver estos conflictos. Desde ese lugar suele proponer:

Que el padre no biológico no baje la instrucciones a los hijos de su mujer, si no quiere escuchar el ‘vos quién sos para mandarme’.

No exigirles a los niños que estén encantados con la nueva situación. “Hay un mito instalado: si alguien se casa con otro que tiene hijos, está obligado a quererlos. Son los adultos los que se casan. Y no se puede exigir el amor de nadie. Lo básico es el respeto. Con suerte, el amor brota solo”.

Negociar las nuevas reglas. “Cosas como levantarse antes de terminar en algunas familias no importa y en otras, es ley. Parecen pavadas, pero nuestros dolores están hechos de sucesiones de pavadas”.

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2006/02/28/sociedad/s-03215.htm

6 comentarios sobre “Los hijos de mi pareja estropean nuestro matrimonio”

  1. yo tengo una esperiencia,con los hijos de mi marido, con el me llevo muy bien y con sus hijod tambien,siempre y cuando ellas quieren claro,yo conoci a mi marido cuando sus hijas tenian 10 y 11 años el estaba solo con sus hijas porque su madre se fue y los dejo a los tres solos.yo lo conoci y el llevaba solo con las niñas 3 años.bueno me hice cargo de las niñas en todo hoy en dia tienen 28 y 29 años. aun estoy luchando para que me respeten. nunca me respetaron,pero no pierdo la esperanza .

  2. mi situación es que hace un rato he tomado la decisión de separarme de mi pareja, por él no entender que debe existir un orden,unos limites y un respeto en cuanto a la relación de su hijo de 23 años ya crecidoto como para entender que una pareja que recien comienza necesita intimidad de vivir bajo el mismo techo, pero es que el chico entra y hurga entre mis cosas, tiene su baño y utiliza el baño privado de la habitación de su padre y mí­a, entra a la habitación sin tocar hasta que tuve que discutir con su padre por eso, se me ha desaparecido dinero, ropa, tiene actitudes sarcásticas y calculadoras como el saludarme mientras esta su padre y de resto ni un buenos dí­as, pero eso no importa sino cuando yo le aplico lo mismo, siento que mi pareja me humilla obligándome a saludarle y imponerme normas de conducta que su hijo no las merece, el padre ha visto como nos arrojo a la basura unos CD de nuestra pertenencia y le reclamo y despues como si el niño se lo mereciera todo. Pero hoy sé porque el padre se comporta de esa forma, í«l se siente culpable porque los abandono fisicamente, cuando eran chicos por la anterior pareja que tuvo antes de mi, y soy yo la que tiene que agunantar sus remordimientos de conciencia a costa de permitirle que me falte los respetos. De verdad me duele todo esto pero ya no hay remedio ante tanto desorden y caos

  3. He leido mucho de sus casos, estoy enamorada de un hombre que tiene dos hijos de 13 y 9 años y me ha pedido vivir con ellos. Yo lo amo…pero no se si podre soportarlo.
    Necesito un consejo

  4. estando de novio y viviendo en casas separadas mi novia y yo eramos felices, ella tiene un hijo, al ir a vivr juntos todo se complico, el hijo de ella no deja de opacar la relacion y la esta destruyendo,

  5. El hijo de mi pareja está en un plan insoportable, me falta el respeto, me destroza cosas de la casa, es maleducado y encima se cree que se lo merece todo porque ha nacido con esa estrella. Mi pareja y yo no tenemos problemas sólo cuando viene el a pasar el fin de semana cada quince días y su padre no le hace que me respete. El niño está constantemente faltándome y su padre no le dice nada y si yo me revelo y protesto puesto que están en mi casa y parece que estoy en casa de ellos invitada y molestando, me crea problemas con él porque me dice que pobrecito su niño, que no sabe lo que hace (tiene 8 años). A lo mejor no sabe lo bueno que tiene que hacer pero si sabe todo lo malo, meter cizaña, chulearme, faltarme el respeto hasta hartarme y atacar mis cosas materiales, pues me está destrozando la casa poco a poco. No sé que puedo hacer pero estoy viendo que me va a costar la relación de pareja porque por lo que veo el padre no está dispuesto a respetarme y ha hacerme respetar.

  6. tengo 30 años y hace 1 año y medio que estoy en pareja y conviviendo con un hombre de 31 años, separado con 2 hijos de 8 y 10 años. mi problema es medio raro ya que los hijos desde que me conocieron me tratan bien, hasta me hacen mas caso a mi que al padre, e incluso han llegado a decirme que soy su mama postiza. no me provoca nada esto ya que yo en realidad, aunque se que no tienen la culpa de ser como son, el fiel reflejo irrespetuoso de su madre, pero es como que ya me canse de tratar de educarlos. no se lavan los dientes, la madre es “heavy metal” por lo que tienen el pelo largo, no hacen nada de deporte y cuanto menos se mueven mejor, y comen como bestias!. como ya me canse que hice, no vienen mas a casa. que los vea fuera, que los lleve a pasear y luego cada quien a su hogar. ensucian todo y no tienen respeto por nada. ELENA prohibile que los lleve a la casa y hacete respetar. ahora son chicos, PERO SABEN LO QUE HACEN, y si ahora te faltan el respeto, cuando sean adolescentes que??????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *