Lo que piensa el hijo del padre

A los siete años: Papá es un sabio, todo lo sabe.
A los catorce: Me parece que papá se equivoca en algunas de las cosas que dice.
A los veinte: Papá está un poco atrasado en sus teorí­as; no es de esta época.
A los veinticinco: El”viejo” no sabe nada…está chocheando decididamente.
A los treinta y cinco: Con mi experiencia, mi padre a esta edad hubiera sido millonario.
A los cuarenta y cinco: No sé si ir a consultar con el viejo este asunto. Tal vez pudiera aconsejarme.
A los cincuenta y cinco: ¡Qué lastima que se haya muerto el viejo! La verdad es que tení­a unas ideas y una clarividencia notables.
A los sesenta: ¡Pobre papá! ¿era un sabio!¡Qué lástima que yo lo haya comprendido demasiado tarde!
¡Joven! Mañana serás padre, recuérdalo siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *