Adulto Senecto o Anciano

Aquí­ ya se instaló el invierno de la vida y las limitantes del deterioro gradual o súbito del equipo biológico, bajo los efectos de la enfermedad o simplemente del desgaste fí­sico-orgánico natural. Aquí­ observamos que hay personas que envejecen con mentes claras y afectos cálidos, y otras, a quienes las tinieblas de la noche van nublando gradualmente su entendimiento, entrando en un estado de somnolencia y desapego.

Empleando una semejanza, podrí­amos decir que las personas de esta edad se encuentran en el “aeropuerto” con los boletos en la mano para emprender el “viaje eterno”, y otras que se resisten y aún no tienen listas las maletas…