Embarazos no deseados: errores comunes

Actualmente los embarazos no deseados son un suceso común… y no sólo en la edad adolescente. Aquí­ hay una lista de los errores más repetitivos por los que sucede este fenómeno. Un listado para tener en cuenta para nosotros y sobre todo, para nuestros hijos.

18 errores que llevan a embarazos no deseados

1 Llevar el condón en la billetera. El calor lo daña, vuelve el látex poroso.

2 Creer que el preservativo no caduca. Falso. Tiene fecha de vencimiento.

3 Usar el mismo condón para varias ocasiones. Este es desechable y se debe usar uno nuevo en cada relación sexual.

4 Lubricar los condones con sustancias derivadas del petróleo como crema de manos o vaselina. Estas vuelven el látex poroso.

5 Suponer que el uso de la `pastilla del dí­a después` tiene efecto continuo durante todo el mes. Sólo es eficaz para una vez y exceder su uso no es bueno.

6 Creer que luego de tomar pastillas por mucho tiempo la fertilidad se demora en volver. En muchos casos las mujeres pueden tardar entre tres y seis meses en quedar embarazadas, pero también es posible que suceda inmediatamente.

7 Pensar que las pí­ldoras anticonceptivas se pueden comenzar a tomar en cualquier momento. En la mayorí­a de los casos es necesario comenzar el primer dí­a de la menstruación.

8 Cambiar de marca de pí­ldoras sin supervisión médica. Al hacerlo puede exponerse a un embarazo, ya que algunas pastillas tienen dosis diferentes de hormonas y pierden su efecto en las primeras tomas.

9 Creer que la efectividad de los anticonceptivos es al ciento por ciento. Ningún método anticonceptivo puede garantizar total seguridad, con excepción de la abstinencia, que además es lo mejor para evitar enfermedades de transmisión sexual.

10 Suponer que combinar dos métodos es infalible. Aunque aumenta la seguridad, ni siquiera en este caso se puede garantizar en ciento por ciento que no habrá embarazo.

11 Afirmar que el coitus interruptus (interrumpir la penetración segundos antes de la eyaculación) es un método efectivo de planificación. El hombre antes de eyacular puede segregar un par de gotas que probablemente lleven espermatozoides y por lo tanto tienen capacidad fecundante.

12 Pensar que el dispositivo intrauterino (la T) es el óptimo método anticonceptivo para cualquier mujer y puede utilizarse indefinidamente. Este con el tiempo pierde su efecto, si no se revisa y cambia periódicamente es probable que ocasione daños en el sistema reproductivo y no es recomendable para mujeres muy jóvenes.

13 Creer que mientras la madre está lactando no existe posibilidad de embarazo. La lactancia demora el retorno de la menstruación, la ovulación y la concepción después del parto, pero no se puede determinar con seguridad la duración de dicho periodo.

14 Confiar en que utilizar lavados vaginales justo después de haber mantenido una relación con penetración es eficaz como método anticonceptivo. Esto no impide el ascenso de los espermatozoides hacia el útero. Además es hasta cierto punto peligroso porque puede alterar el medio natural de la vagina.

15 Creer que orinar inmediatamente después de la relación impide que los espermatozoides alcancen a llegar al útero. Esto es absolutamente falso.

16 Asegurar que durante la menstruación es imposible quedar embarazada. Esto no es cierto, ya que la ovulación es un proceso impredecible, no se puede saber a ciencia cierta en qué momento se está produciendo.

17 Admitir que los espermicidas se los deben untar los hombres. Quienes deben utilizarlos son las mujeres.

18 Creer que la reversión de ligadura de trompas y vasectomí­a funciona en todas las personas. Existe un porcentaje de gente que a pesar de revertir estas cirugí­as, no puede volver a concebir.

Asesorí­a: doctor Jimmy Castañeda, médico ginecólogo, secretario general de la sociedad colombiana de ginecologí­a y obstetricia.

De El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *