Dinks: Parejas sin hijos

dink.jpg

Casarse para tener hijos y formar familias numerosas es cosa del pasado. Lo de hoy es vivir en pareja y retrasar la llegada de los hijos con la intención de ayudarse mutuamente a concretar sus metas y disfrutar de una vida llena de lujos.

Estas nuevas sociedades conyugales ya son conocidas a nivel mundial como Dinks (Double income not kids)”doble ingreso, no niños”. Se trata de jóvenes que tienen entre 25 y 35 años y que conciben a la pareja como una asociación que mejora sus posibilidades de crecimiento y por eso retardan hasta en siete años la decisión de ampliar su familia.

Para el año 2010, se estima que sumarán 31 millones de parejas alrededor del mundo.

Además, son personas que pertenecen a niveles socioeconómicos altos con capacidad para invertir fuertes sumas de dinero en viajes, productos de lujo, estudios superiores, aficiones y hobbies.

Como la intención es compartir gastos y no preocuparse por un tercero, conservan el estilo de vida propio de cualquier adolescente, es decir, buscan prolongar la juventud lo mayormente posible.

Estas parejas son gente hedonista que se siente atraí­a por lo lúdico, les gustan las grandes comidas, diversiones, deportes al aire libre, turismo de alta calidad, son viajeros y cuidan en exceso su apariencia fí­sica y aspecto personal.

En lo profesional, son ambiciosos y buscan rendir al máximo porque quieren incrementar sus ingresos lo que los lleva a concluir que no pueden distraerse ni desaprovechar las oportunidades. Es necesario considerar que son personas que pasan poco tiempo en casa, por lo que los artí­culos electrodomésticos de alta tecnologí­a para ellos son indispensables.

Los dinks postergan la paternidad no sólo para preservar su libertad personal sino también para conseguir estabilidad económica y consolidarse como pareja debido a que aspiran a ser buenos padres cuando decidan que llegó el momento.

Este tipo de parejas están en la mira de los mercadólogos y publicistas quienes ven en ellos una importante posibilidad de negocio. En paí­ses desarrollados se han creado sitios de Internet, libros, publicaciones periódicas, centros de entretenimiento y hasta programas de televisión especializados dirigidos únicamente a los dinks.

Varios han sido los factores determinantes que impulsaron este concepto pero básicamente podemos mencionar dos.

Por un lado, cada vez son más las mujeres que buscan desarrollarse de forma profesional por lo que los hijos no están dentro de sus planes; por el otro, existe un gran número de personas que han tomado conciencia sobre los problemas demográficos y prefieren no contribuir con la sobrepoblación global.

El origen del término se ha adjudicado a más de un autor; existen quienes aseguran que fue acuñado por el sociólogo Millward Brown en el Reino Unido, mientras que también hay fuentes que se lo atribuyen al investigador Pat Buchanan quien lo utilizó en su libro The Death of the West.

Sin embargo, los analistas coinciden en que este fenómeno que inició hace 10 años en Japón y que luego se propagó a Europa y los Estados Unidos llegó hace poco más de cinco años a América Latina.

Ví­a

15 comentarios sobre “Dinks: Parejas sin hijos”

  1. El rechazo de la parte conservadora de la sociedad va resultando evidente, se nota en la creación de este estereotipo, que nos adjudica como principal característica el hedonismo. Me parece que nos gusta hacer la mayoría de las cosas que a quienes tienen hijos les gustaría hacer, pero que debido al cuidado que han de procurar de sus hijos no pueden hacerlas más, es decir tener hijos no convierte a alguien en menos hedonista de lo que es, solo lo restringe. La nuestra como la de ellos es una decisión respetable. Mis suegros llevan ahora una vida que aquí se describe como DINK, pero ellos por supuesto fueron padres y postergaron este tipo de vida 40 años, pero siguen siendo tan “hedonistas” como antes de tener hijos.

  2. Señoras y señores Dinks: si vuestros padres hubiesen pensado como ustedes, vosotros simplemente no existiríais, y no podrían disfrutar del mundo hedonista en el cual se desenvuelven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *