¿Cómo tratar a los suegros?

suegro.jpg

Una cita con tus suegros

Hoy te damos las claves para que quedes bien en la primera cita con tus suegros… y en tu propia casa.

Con los suegros siempre debes tener una norma básica: mejor que sobre a que falte; mejor que sobre comida a que falte, mejor que sobren sonrisas a que falten, mejor que sobre conversación a que falte, mejor que sobren halagos a que falten… Eso sí­, tampoco te pases porque si tu chico se convierte en tu marido o en el hombre de tu vida, tendrás que actuar así­ para siempre y te puede resultar cansado.

La primera cena con tus suegros es una prueba de fuego. Pero además, puede ser muy divertida. Si sigues nuestros consejos, te vas a convertir en la nuera perfecta y nunca invadirán tu espacio.

Si a tu suegro le gusta el vino, te lo puedes camelar rápidamente. Compra una buena botella y que no falte ningún accesorio: tapón, sacacorchos, cortacuellos, etc. Eso será básico para que vea lo detallista que eres. Y si además, le compras una guí­a de vinos o tú misma has leí­do algo previendo la visita, tendréis un tema de conversación relajado.

Cuidado con tu suegra. Ten en cuenta que ella pensará que tú le has robado a su hijo y aunque prefiera no pensarlo, seguro que te visualizará encima de su hijito como una… ya sabes. Mejor que sonrí­as, seas complaciente y cariñosa con ella.

El lenguaje no verbal entre suegra-nuera suele ser un tándem perfecto de cara a tu chico. Os podéis convertir en las mujeres más importantes de sus vidas así­ que delante de él todo debe ser perfecto, por lo menos por tu parte, que vea que te estás esforzando. Con tu suegra debes tener largas conversaciones visuales. Gracias a estas”conversaciones” le pondrás en su sitio.

Detalles que no olvidarán. La primera cita es clave pero no debes dejar que te coman el terreno.
Como ejemplo, puedes ser la más elegante y cortés del mundo en esta cita, pero lo importante es que te acepten tal y como tú eres, así­ que ve dándole puntillitas: el servicio de mesa clásico y contenido, todo ordenado… pero en el baño… papel higiénico en rojo. Eso sí­, será de tres capas. Se llevará una gran sorpresa pero así­ te irá conociendo.

Tú también eres una señora. Las suegras suelen pensar que somos unas pájaras, que no limpiamos mucho y que además no sabemos cocinar. Tienes que demostrarles que las mujeres de hoy en dí­a podemos con todo. Puedes, incluso mentirle. Por ejemplo, si no sabes cocinar lo compras todo en un sitio rico, pero te plantas el delantal cuando vayas a abrirle la puerta para parecer que tú lo has hecho todo. Una mentira a tiempo es una victoria.

Y lo principal es que todo esté reluciente. En cuanto te distraigas seguro que comprueba con el dedo í­ndice si el aparador tiene polvo o no.

Tira la casa por la ventana. Esconde las sartenes ennegrecidas, compra unos vasos, una vajilla y un mantel nuevo. Será una inversión a largo plazo.

Ten en cuenta que la mayorí­a de las suegras reconocen los tejidos a la distancia: seguro que lo van tocando todo. Así­ que por ejemplo, elige un mantel de lino.

Dí­selo con flores. En la entrada, en el baño o incluso un pequeño ramo para la suegra. Con las flores darás un toque de color que tu suegra nunca olvidará.

Ví­a

Un comentario sobre “¿Cómo tratar a los suegros?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *