¿Cómo alimentar a mi bebé el primer año?

bb.jpg

La alimentación de los más pequeños
La alimentación en los más pequeños es de vital importancia. Muchas veces, no acaba de ser una tarea fácil. Los padres acaban llenos de dudas y no saben a quien preguntar.

¿Por qué no come?
La introducción de frutas y verduras suele ser uno de los momentos más conflictivos en la alimentación de nuestro hijo.

Los cólicos del lactante
El llanto del bebé es un signo de incomodidad. Su importancia es variable, y puede deberse a múltiples causas, desde sensaciones fisiológicas hasta procesos claramente patológicos, pasando por alteraciones funcionales transitorias.

Problemas alimentarios durante el primer año
Durante el primer año de vida de un bebé, pueden surgir una serie de problemas asociados a la alimentación o a las circunstancias en las que ésta se produce. Poca o mucha comida, así­ como dificultades para digerirla, pueden ocasionarle al bebé pérdida de peso o sobrepeso.

Qué hacer si tu niño no come
Lo has intentado todo y tu niño sigue sin tener apetito, no le fuerces: corres el riesgo de reforzar su negativa. Tómatelo con calma y pon en práctica los consejos que te damos.

La lactancia materna
“La lactancia materna es una parte integral del proceso reproductivo, el modo natural e ideal de alimentar al lactante y una base única biológica y emocional para el desarrollo del niño. Esto, junto a sus otros importantes efectos, sobre la prevención de las infecciones, sobre la salud y bienestar de la madre, sobre el espaciamiento de los nacimientos, sobre la salud de la familia, sobre la economí­a familiar y sobre la producción de alimentos, hace de ella un aspecto clave de la auto-confianza, en la asistencia primaria y en el desarrollo actual”.

La alimentación artificial
Aunque resulta imposible igualar ninguna leche a la de la madre, existen leches artificiales que garantizan los requisitos nutricionales de los bebés. Comercialmente se presentan como leche de inicio de continuación y crecimiento, en polvo o leche.

El destete
A partir de los cuatro o seis meses tu bebé habrá entrenado su aparato digestivo y lo tendrá en condiciones de digerir alimentos nuevos.

Ví­a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *