Cinco verdades sobre el alargamiento del pene

Actualmente llegan al correo electrónico, infinidad de mails con tratamientos para alargar el pene. Independientemente de cómo se sientan personalmente con su aparato reproductor y de lo que puede significar la crisis de la edad media en los varones adultos, habría algunos puntos a considerar antes de meterse en algún problema de largas dimensiones.

1) La mayoría de los penes, aunque tengan un tamaño reducido, pueden cumplir perfectamente su función.

2) Las zonas que se deben estimular en las mujeres (clítoris, labios) se encuentran en la parte externa y no en el fondo de la vagina.

3) Estudios han demostrado que lo que más satisfacción produce a la mujer es una buena calidad de erección, es decir, parece ser más importante “el grosor que la longitud”.

4) En una relación sexual, las mujeres buscan otras cosas más que el hecho físico del tamaño.

5) En general, la comunidad femenina no ve con muy buenos ojos que un varón quiera alargar su pene.

Si después de todo esto, desea seguir con su idea, considere que muchos tratamientos, además de costar una fortuna, no tienen evidencia científica de su eficacia o si resultan seguros para la salud. De hecho, en muchas tribus de África, que tienen como tradición el estirarse sus penes de diversas formas, algunos de sus aborígenes son impotentes o incapaces de tener una erección como consecuencia de dichos ejercicios.

Si decide hacer esto, es mejor ir con un especialista, un profesional que le hable sobre los riesgos y beneficios de esta acción. No se arriesgue a una mala experiencia…. y a muchos años de flácidas frustraciones posteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *