Chichén Itzá en la lista final de las “polls” a New 7 Wonders

Seguirán más de 60 mil personas certamen de nuevas Siete Maravillas del Mundo

Más de 60 mil personas en directo y cientos de millones a través de la televisión seguirán este sábado la proclamación de las nuevas Siete Maravillas del Mundo en un gran espectáculo celebrado en el mayor estadio de Portugal.

Cerca de dos mil 200 años después de que surgiera la lista original de los grandes monumentos clásicos, el Estadio de La Luz acogerá un espectáculo de música, danza, famosos y alta tecnologí­a en el que se darán a conocer las obras arquitectónicas que tendrán oficiosamente la consideración de Siete Maravillas del mundo moderno.

A falta de escasas horas para conocer los nombres se han registrado ya más de 90 millones de votos, emitidos de forma espontánea a través de internet o de mensajes telefónicos SMS, según los últimos datos proporcionados por la organización.

Los monumentos que encabezaban las votaciones en la última lista oficial, revelada hace un mes, eran la Acrópolis de Atenas, la pirámide de Chichen Itza (México), el Coliseo de Roma, la Torre Eiffel de Parí­s, la Gran Muralla china, el Machu Picchu (Perú), el templo de Petra (Jordania), las estatuas de la isla de Pascua (Chile), el Cristo Redentor del Corcovado (Brasil) y el Taj Mahal (India).

Otro de los monumentos candidatos, la Alhambra de Granada (España) , no estaba entre los favoritos con más posibilidades, aunque la campaña lanzada por autoridades, instituciones y ciudadanos para votar a su favor puede aún darle aún oportunidad de ser elegida.

Los siete monumentos más votados se sumarán al único que aún sigue en pie del grupo original de las Siete Maravillas del mundo antiguo, las pirámides de Guiza (Egipto).

La lista de candidatos la completan los templos de Angkor (Camboya), la Iglesia de Santa Sofí­a de Estambul (Turquí­a), el templo Kiyomizu (Japón), el Kremlin (Rusia), el Castillo de Neuschwanstein (Alemania), la Estatua de la Libertad (Estados Unidos), la Ópera de Sydney (Australia), el sitio prehistórico de Stonehenge (Reino Unido) y el Timbuktu (Mali).

Los organizadores de la ceremonia, cuyos derechos de televisión se han vendido en todo el mundo, aseguran que podrá ser seguida en total por unos mil 600 millones de espectadores de 170 paí­ses en los cinco continentes.

El anuncio se hará en un acto que promete ser un espectáculo visual de primer orden y estará presentado por dos estrellas de Hollywood, Hilary Swank y Ben Kingsley.

El Estadio de la Luz tendrá el aspecto de sus mejores noches de fútbol, aunque en sus gradas no se verán goles sino las actuaciones de una selección de artistas internacionales, desde el género clásico al pop, y un espectáculo de luz y sonido, con proyecciones láser, que llevan semanas preparando.

Sobre el césped del estadio del Benfica, el equipo más popular de Portugal, está ya instalado un escenario dinámico de 10 mil metros cuadrados, sobre el que actuarán Jennifer López, la fadista portuguesa Dulce Pontes, la estadounidense Chaka Khan, el italiano Alessandro Safina, el tenor español José Carreras y su compatriota el bailarí­n Joaquí­n Cortés.

El escenario estará unido por medio de una gran escalera, con la forma del número siete, al área donde esperarán delegaciones oficiales de las 21 candidaturas, encabezadas varias por ministros y autoridades locales de diversos paí­ses.

La organización pretende que el espectáculo sea propio de la apertura de unos Juegos Olí­mpicos, con 1.800 figurantes, 250 patinadores, 160 bailarines, 70 acróbatas, una orquesta de 50 músicos y un coro de 70 niños.

Con tanta fastuosidad, transmisiones televisivas y un sistema de votación poco ortodoxo, el espectáculo ha despertado también recelos y crí­ticas de quienes lo ven más como una producción comercial que como la promoción de la cultura y el entendimiento universal que formalmente pretende.

La organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) aclaró que no respalda este evento aunque autoridades y organismos de los paí­ses involucrados apoyan decididamente el concurso, que supone dar gran relevancia a su patrimonio.

La organización del evento, una Fundación del millonario suizo Bernard Weber, se defiende afirmando que el 50% de los derechos de transmisión serán destinados a reconstruir los Budas de Bamiyan de Afganistán, destruidos por los talibanes en 2001.

El paí­s anfitrión aprovechará la ceremonia para promocionarse a través de uno de los portugueses más famosos, el cotizado futbolista del Manchester United Cristiano Ronaldo, que presentará un ví­deo sobre la historia, monumentos, playas y cultura lusa.

Ví­a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *