Beneficios del tequila: anticancerí­geno, digestivo, antiestrés…

La fama del tequila ha saltado las barras de las cantinas, restaurantes y bares para llegar hasta los consultorios médicos. Y no precisamente por el conocido gusto de algunos doctores por las bebidas embriagantes, sino por las propiedades curativas que se le confieren a este producto 100 por ciento mexicano.

Esta bebida no sólo sirve para olvidar las penas, también ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre, optimiza las funciones cardiacas, es un buen digestivo y combate el estrés, de acuerdo con lo que se expuso durante la presentación del Tequila Mayor, que se llevó a cabo en la ciudad de Guadalajara.

Rodolfo González, gerente de la marca, advirtió que este no es pretexto para tomar en exceso, ya que se pueden revertir los efectos.

“La Universidad Autónoma de Guadalajara ha hecho estudios en los que se demuestra que el tequila es terapéutico. Para empezar es un buen relajante, una copita de tequila antes de ir a la cama hará que la persona se sienta tranquila y bien consigo misma”, explicó.

“También se sabe que, con moderación, reduce los niveles de colesterol en la sangre, ya que ayuda a disolver esas grasas, esto es un hecho comprobado”.

Diversos productores de tequila están convencidos de ello, por ejemplo, la casa Sauza cuenta con un informe que señala que el tequila Weber de agave azul, es una bebida con bajo nivel de carbohidratos, así­ que no engorda ni afecta las arterias del organismo, siempre que se consuma de manera responsable.

Hasta los coreanos se han dado cuenta de estos beneficios, en este paí­s consideran al agave como primo hermano de la sábila, planta con la que elaboran el ginsen, que ha demostrado tener grandes propiedades curativas.

Además del tequila, los vinos y cervezas también cuentan con propiedades terapéuticas.

De acuerdo a un informe de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición, las propiedades de estas bebidas depuran la sangre, y se ha comprobado que pueden ser anticancerí­genos.

La British Medical Journal señala que consumir vino y cava de forma moderada reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares hasta en un 50 por ciento.

“En paí­ses como España, Francia o Portugal ha quedado claro que incluir el vino como un componente más de la alimentación mediterránea es claramente beneficioso. Las investigaciones subrayan que la mortalidad coronaria en este área geográfica es notablemente inferior a la que registran los paí­ses nórdicos”, refiere.

A decir de los investigadores del FIVIN, el vino actúa como polifenol, sustancia cuyo poder antioxidante supera incluso al de la vitamina E.

Ví­a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *