Antidepresivos para sobrevivir

A pesar de que muchas mujeres trabajadoras afirmamos estar contentas con nuestra vida laboral, hay un dato que deja entrever los efectos de la vida frenética que vivimos algunas de nosotras: el consumo de antidepresivos se ha disparado entre las mujeres españolas en los últimos años.

Bien es cierto que con el advenimiento del Prozac y sus derivados, parece que tomar antidepresivos ya no es lo que era. O en otras palabras, no hay que estar loca para recibir un tratamiento médico para la salud mental. Hoy en dí­a hay cientos de miles de mujeres que sobreviven las megadosis de estrés diario gracias a combinaciones de diversas de antidepresivos con ansiolí­ticos.

Las mujeres entre 30 y 40 años que estamos hoy en el mercado de trabajo, somos prácticamente la primera generación de mujeres trabajadoras. Muchas, como ilustra el magní­fico libro “Madres que trabajan: dilemas y estrategias” de Constanza Tobí­o, aguantamos el tirón por la gran satisfacción personal que nos produce haber salido del papel que ejercí­an nuestras madres. Pero la memoria social es corta y esta motivación ya no es tal para mujeres que nos llevan la delantera en cuanto a tiempo en el mercado laboral, ni probablemente será la de nuestras hijas, que conocen ya el significado de tener una mamá que trabaja.Leí­ no hace mucho como ha variado con el tiempo las medicación que se les ha ofrecido a las mujeres en diferentes décadas. El Valium fue en su momento un recurso muy utilizado para “tranquilizar” las frustraciones de aquellas mujeres que se ahogaban en sus papeles domésticos. Ahora es al revés; las drogas modernas nos ayudan a mantener el ritmo frenético diario, sin explotar.

¿Es tan difí­cil encontrar un equilibrio entre una vida laboral decente y una vida familiar satisfactoria? Por el momento, y en los tiempos de transición en las estructuras familiares y sociales que nos están tocando vivir a las mujeres españolas, me parece que sí­, que fácil no lo tenemos.

Ví­a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *