Al Gore y su “verdad incómoda” en México

Genomma Lab. en una clara ejecución de Responsabilidad Social, trajo a nuestra ciudad, junto con Empresarios por México y el Gobierno del D.F., al más claro exponente de la lucha contra el Calentamiento Global, el ex Vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore.

La conferencia, Una Verdad Incómoda, ha dado la vuelta al mundo con información puntual, actualizada y glocalizada (global y local) sobre cada paí­s en donde se presenta.

—Yo solí­a ser “el próximo Presidente de los Estados Unidos”— es la frase con la que Gore abre su exposición sobre un tema dramático al que el ponente ocasionalmente le inyecta necesarias dosis de humor; y cómo no hacerlo si la información es alarmante, casi catastrófica.

—Nuestros hijos podrán hacernos en el futuro, una de estas dos preguntas— continuó el otrora polí­tico — ¿Acaso no se dieron cuenta de lo que estaba pasando? o ¿Cómo hicieron para enfrentar la crisis más grande en la historia del mundo?

Mostrando fotografí­as de “antes y después” provenientes de los glaciares y otras zonas de la Tierra, el activista señala claramente que el hielo está desapareciendo a una velocidad vertiginosa. A este paso, si los gobiernos no implementan medidas, regiones del planeta que eran un helado espectáculo natural, en 15 años no tendrán ni siquiera escarcha; hablamos del Kilimanjaro, de los Alpes y de otras cordilleras europeas; y es que —como señala el ambientalista— los glaciares no entienden de polí­tica ni de ideologí­as.

Con enormes gráficas proyectadas, Gore recordó que el invierno y la primavera pasadas fueron los más calurosos en la historia. Fenómenos de esta naturaleza originan otros con consecuencias más devastadoras, como la presencia, antes imposible, de huracanes en Brasil, tornados en México o el incremento de 50% en intensidad y duración de las tormentas en el Pací­fico.

—Se dice que Katrina fue el primer signo de que cambios dramáticos están por venir— señaló el ex Vicepresidente; y es que después de este devastador huracán que azotó Nueva Orleans, se pensó seriamente en aumentar un grado más, la escala de medición de estos fenómenos.

La desertificación, otra consecuencia del calentamiento global, no sólo provoca crisis ambientales, sino también polí­ticas y sociales, como en Darfur, donde la desaparición del agua fue uno de los factores que generó una migración masiva con consecuencias desastrosas. En todo el mundo, el hielo está desapareciendo tres veces más rápido que los pronósticos por computadora; las placas polares se están rompiendo, originando sismos y aumento en el nivel de los mares; la desaparición de especies se halla en su tasa más alta de la historia; en las últimas 3 décadas, 30 nuevas enfermedades han aparecido y otras, que estaban ya controladas, han vuelto a surgir con renovado í­mpetu… y todo está conectado.

Según Gore, la explosión demográfica, la revolución cientí­fica y la forma de pensar han sido causas de que el fenómeno se dispare. Aunque lo rescatable de ello, es que los tres factores son controlables por el hombre.

Después de mostrar todas estas consecuencias, Gore culpó a todos los paí­ses, pero especialmente al suyo, Estados Unidos y a China, aunque este último a diferencia de los norteamericanos, ya ha comenzado a tomar medidas. Estados Unidos es el paí­s que más daño le hace al ecosistema y aún así­ se niegan a firmar siquiera el Protocolo de Kyoto. En todo esto hay fuertes intereses económicos de gente que prefiere ganar dinero a salvar un planeta… aunque después no haya planeta en donde gastarlo, puntualizó.

Finalmente, Gore exhortó a los presentes a cambiar su manera de pensar y sus actitudes.

—Algunos dicen que la solución es colonizar otros mundos— dijo, dejando por unos instantes la sugerencia en el aire, para luego cerrarla drásticamente —¡Por favor! ¡Ni siquiera pudimos evacuar Nueva Orleans!

Al finalizar el evento, Genomma Lab. entregó a los asistentes una bolsa conteniendo un pequeño árbol para ser sembrado y un folleto con medidas sugeridas por Al Gore, que cada uno de nosotros puede realizar para disminuir esta crisis del Calentamiento Global. Además de esto, Genomma Lab. se comprometió a donar al paí­s, un millón de árboles en un plazo de un año.

La visita de Al Gore y las acciones tomadas en conjunto por Genomma Lab. y el GDF son claro ejemplo de Responsabilidad Social compartida entre iniciativa privada y gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *