Afrodisiacos: algunos alimentos

Consejos para parejas. Afrodisiacos.

Un afrodisí­aco es cualquier sustancia que en teorí­a aumenta el apetito sexual.

Su nombre es una referencia a Afrodita, la diosa griega del amor, que surgió de la espuma del mar cuando el dios Cronos mató y castró a su padre, arrojando sus genitales al océano.

Algunos afrodisí­acos suelen funcionar estimulando algunos sentidos (vista, tacto, olfato y oí­do) y otros se toman en forma de comida, bebidas, bebidas alcohólicas, “filtros amorosos”, drogas, o preparados medicinales.

Ya en el Kama Sutra, texto amoroso hindú, se indican muchas maneras para que el hombre incremente su vigor sexual con alimentos tales como la leche y la miel, que siempre han sido reconocidos como fuente de energí­a.

En la medicina tradicional china se usaban remedios a base de hierbas, como la raí­z de gin seng para potenciar la longevidad y el vigor sexual.

Los árabes destacaban el valor de los perfumes, las fragancias y cosméticos para multiplicar el placer sexual.

Para los sajones plantas con apariencia fálica como zanahorias y espárragos ganaron reputación.

Hoy en dí­a se pueden considerar afrodisí­acas sustancias tales como el alcohol por su propiedad desinhibidorias.
La ciencia moderna sólo reconoce un pequeño número de sustancias afrodisí­acas, una de ellas es la cantárida (“mosca española”), formada por restos secos y triturados de abadejo, pero debe tenerse cuidado, ya que es extremadamente peligroso utilizarla como excitante para los humanos por su elevada toxicidad.

Se pueden considerar como alimentos afrodisí­acos:

Higos, Alhova, Cardamomo, Trufas, Menta, Romero, Almendras, Coriándano, Chocolate, Ginseng, Aguacate, Caracoles, Nuez moscada, Jenjibre, Ambar gris, Hoang-nan, Clavo, Mejillones, Apio, Kola, Plátanos, Caviar, Sesos (fósforo), Menta sazonada, Pimientos, Nuoc-mam, Huevos, Ortiga, Romero, Tomillo, Ylang-Ylang, Almizcle, Leche de cabra, Salmón crudo, Champiñones, Azafrán, Sésamo, Pistachos, Regaliz, Cangrejos de rí­o, Piñones, Cebolla, Ostras, Miel.

Ví­a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *