Sexo y deseo después de los 65

El sexo en la tercera edad

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), la tercera edad comienza a partir de los 65 años de edad. En ella, varias transformaciones van siendo sufridas por el cuerpo, acompañadas de una maduración emocional, de acuerdo con las potencialidades de cada uno.

La vida sexual, como ya era de esperarse también sufre algunas alteraciones, tal como su expresión. Pero ella existe hasta los últimos días de una persona.

Para comprender lo que muda con la edad, podemos revisar el ciclo de la respuesta Sexual Humana. En la década de 60, algunos pesquisidores como Masters y Johnson estudiaran las modificaciones durante el acto sexual. Denominaron Ciclo de la Respuesta Sexual Humana el conjunto de alteraciones fisiológicas que ocurre durante la actividad sexual. Helen Singer Kaplan, una psiquiatra que estudió largamente la motivación sexual, complementó este concepto (Excitación y Orgasmo) con la fase inicial llamada Deseo.

Ciclo de la Respuesta Sexual Humana

Deseo

El Deseo es la 1ª Fase Sexual, donde los instintos son estimulados y los apetitos crecen. El deseo y la sensualidad son experiencias sujetivas que incitan la persona a buscar actividad sexual. En términos cerebrales, hay mensajes neurofisiológicas que motivan la busca por sexo. Estos señales neurológicos aún, no fueran bien explicados pero ya se habla en una especie de Centro del Deseo Sexual en el Cerebro que sería constituido por una pequeña región cerebral denominada Claustro.

Existen muchas falacias en relación con el final del deseo sexual, cuando el hombre llega a envejecer. Es una cuestión mucho más cultural que biológica. Observase, en verdad, una disminución de la frecuencia del sexo a partir de los 40 años de edad, cuando hay baja de una hormona denominada Testosterona, responsable por el apetito sexual. En el hombre, el estímulo visual es de extrema importancia para iniciar y mantener el deseo sexual. Todavía, con el avanzar de la edad, él necesita ser tocado para provocar su deseo. Muchas veces beneficiase introduciendo el pene flácido en la entrada de la vagina como estímulo inicial.

En la mujer, con la llegada de la menopausia, también se puede constatar mucho más peso cultural do que biológico. Algunas mujeres que se sintieron obligadas a mantener relaciones por toda una vida, justifican la pérdida de la función sexual con el final de la menstruación. Usan la menopausia como escudo para no necesitar más “servir” su par sin obtención de algún placer. Otras mujeres experimentan una mejora de la vida sexual con la suspensión del ciclo menstrual, pues no necesitan más temer la gravidez indeseada y generalmente no tienen más hijos pequeños que perjudiquen el sueño o que ocupen mucha atención a lo largo del día.

Excitación

La excitación es la 2ª Fase Sexual. Ella ocurre cuando el cuerpo pasa a responder fisiológicamente a los estímulos que accionan el deseo sexual. O sea, la excitación es la respuesta del cuerpo al deseo. En el hombre, la excitación es demarcada por la erección (cuando el pene endurece), en la mujer por la lubricación vaginal.

En los hombres, con el pasar de la edad, el estímulo táctil tornase prácticamente indispensable para obtención de la erección. También el tiempo de eyaculación es más prolongado, posibilitando mayor placer para la compañera. La impotencia puede ocurrir parcialmente o totalmente por motivos emocionales, o mismo orgánicos, como algunas enfermedades o por efectos colaterales de algunas medicaciones. La posición para el coito debe ser repensada, evitándose mucho esfuerzo que genera fatiga y pérdida de erección. Varios tratamientos para disfunción eréctil ya están a disposición en el mercado.

Con la pérdida de producción de algunas hormonas en la menopausia, la mujer se queda con menos lubricación vaginal, debiendo tener mayor cuidado durante el acto sexual. Cuando la vagina está seca, el atrito del pene puede machucarla, como también a su compañero, además de provocar algunas infecciones (vulvovaginitis.) El uso de cremas lubrificantes es aconsejable, así como como la posibilidad de reposición hormonal. Otro fenómeno que ocurre es la pérdida de la gordura localizada en los grandes labios, haciendo con que la vagina disminuya de tamaño y quede más propensa a sufrir dolor en el coito. La imaginación debe ser muy utilizada para despertar más placer en el acto sexual.

Orgasmo

El orgasmo es la última Fase del Ciclo de la Respuesta Sexual. El orgasmo, el éxtasis, el gozo o ápice del placer es alcanzado cuando ocurre la liberación total de las tensiones antes retenidas, acompañada de una contracción muscular rítmica. En los hombres acontece la eyaculación. En los de más edad, hay una disminución de la fuerza de eyección del líquido seminal y también de su volumen. Entre tanto, no hay alteración de la sensación sujetiva de gran placer. En las mujeres, debido a la disminución de la capa de gordura, hay mayor contacto con las terminaciones nerviosas que llevan al placer, pudiendo haber mayor sensibilidad en el gozo.

Periodo Refractario

Después del orgasmo, el hombre tiene lo que se denomina Periodo Refractario, fenómeno este que no ocurre en las mujeres. Es el tiempo de relajamiento necesario para que él pueda reiniciar la actividad sexual. En general, este periodo aumenta mucho con la edad, pudiendo variar de horas, hasta uno o más días.

Notas relacionadas

Twitter Facebook Delicious

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario